Un post de mierda sobre etología en primates.

De pequeño quería un mono, lo confieso. Desde que vi a un chavasmiling.monkeyl que tenía uno a la puerta de una tienda de chucherías fue amor a primera vista. A partir de entonces lo de pedir un perro pasó a ser cosa de principiantes, pero muy a mi pesar mis padres tampoco eran principiantes y me supieron parar pronto los pies…y menos mal porque eso habría roto la armonía familiar. Aquí empieza este post de mierda.

Los monos molan, si, están genial, son listos, inteligentes, apañados y salados…¡qué digo salados!, ¡¡saladísimos!!, pero lo cierto es que los monos de los documentales y películas distan bastante de los monos que la gente tiene en casa.

Nuestra familia va a ser la más molona. Verás cuando vayamos todos juntos montando en bicicleta por el barrio.

Nuestra familia va a ser la más molona. Verás cuando vayamos todos juntos montando en bicicleta por el barrio.

Al final el entrañable mono suele acabar convirtiéndose en un porculero profesional que crispa los nervios de los dueños, quienes se ven incapaces de educar a un animal que nunca debería haber entrado en casa y entonces surge la discusión:

Él– ¡Oh Dios mío! ¡Marrón!, ¿que hacemos con el mono? ¡Es insoportable! ¿Se lo regalamos a tu madre cariño?

Ella– Corazón, sabes que soy huérfana…

Él– Bueno, pues mientras hacemos tiempo por si vuelve tu madre le dejamos en la jaula hasta encontrar una solución.

Mono1Y así es como nuestro pequeño primate sin culpa ninguna acaba recluido en una jaula por el resto de su vida. Vamos, un planazo para el pobre animal.

Entonces nuestro pequeño presidiario se las apaña para pasar el tiempo de la mejor manera posible, ampliar sus horizontes de acción y marcar un territorio al que no llega de forma física…pero si metafísica…¡ideaca! ¡A tirar mierda!

 

Tira mierda¿¿¿¿CÓMOOOOOOOO????

Pues así me quedé yo cuando me lo contaron en un congreso de comportamiento animal, y así supongo que se quedan los dueños cuando están viendo la tele tranquilamente y ven trozos de mierda de su mono surcar el salón de lado a lado.

¿Y eso?

A mi en aquel congreso me dijeron que era para marcar el territorio, que si pis por aquí y mierda por allá, vamos, lo típico de animales, y que como están encerrados se niegan a perder esos hábitos y siguen haciéndolo a su manera, ampliando horizontes. Parece que el aburrimiento les aviva la imaginación (a mi en época de exámenes me pasaba lo mismo).

Nada, aquí estoy con los colegas marcando el territorio. ¿Te unes?

Nada, aquí con los colegas marcando el territorio. ¿Te unes?

Pero parece que no todo acaba ahí…rascando rascando la cosa se vuelve más interesante aún. He leído (aquí y aquí) que los zoólogos dicen que lanzar heces es un mecanismo de defensa, que lo hacen cuando se sienten amenazados, enfadados o aburridos, lo que en mi opinión cuadra. Creo que el planteamiento del mono es sencillo:


el_pensador-152

Si tu me recluyes en una jaula de mierda, mierda pa’ti”

o lo que es lo mismo

“Lanzo mierda, luego existo”

 


También comentan algunos estudios que los primates que lanzan heces tienen mas desarrolladas las funciones motoras…pero también los centros del habla y son más sociales dentro del grupo, así que parece ser que esto de lanzar mierda no se debe subestimar, porque podría ser precursor al desarrollo del lenguaje…oler para creer.

This entry was posted in Curiosidades, Etología. Bookmark the permalink.

4 Responses to Un post de mierda sobre etología en primates.

  1. Bonobo says:

    El video del mono es mítico!!!! Que bueno 🙂

  2. arreclage says:

    la parte filosófica (lo de Descartes) me ha encantado, y además creo que algunos de nuestros políticos en esto se parecen a los monos, por lo de lanzar mierda para que se sepan que existen

  3. Janeth Ciudad says:

    Genial lo de la familia saliendo a montar en bicicleta con el mono! Y lo de marcar,… mejor se lo dejamos a los stabilo, jajjjaaaaa

  4. Pingback: Versión mejorada. | Desenvolviendopeluches

Responder a Janeth Ciudad Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *